lunes, 16 de marzo de 2009

Gafe de segunda



El equipo puede ser competitivo. La base es la misma que llegó a la final de Glasgow ante el Sevilla. Algunos años peleaba por el descenso y otros por la UEFA e incluso la Champions. Este año está luchando de nuevo por evitarlo, aunque su posición es prácticamente insalvable. El club da facilidades a la afición para que acuda en masa, regalando entradas o permitiendo a algunas federaciones el pase de sus competidores. El Espanyol tiene un equipo suficiente como par ano luchar por descender. Sin embargo, tiene un gafe propio de los equipos que van a bajar. Uno no puede creerse derrotas como la que sufrió en Vila-Real o empates como el de ayer.

Es tremendamente evidente la dependencia creativa de este equipo en De la Peña, y no sólo creativa, sino yo diría existencial. En posesión del balón, el cántabro genera el fútbol blanquiazul, siendo clave en todas sus fases, tanto en la inicial como en la de finalización. Es generador y asistente de gol. El Espanyol creaba peligro a través de sus pases a la espalda de la defensa mallorquinista, ayer bastante mal, especialmente Nunes. Tamudo ganó la partida varias veces, anotando incluso un gol que no subió al marcador injustamente. Muy criticada la actuación arbitral, por cierto, más allá de la expulsión de Moisés. Precisamente de éste quisiera hablar. Su pobre manejo del esférico afecta al rendimiento del Espanyol. No puede más que tirar la pelota a los centrales, no tiene capacidad para prodigarse más allá. Ocupa mucho terreno en la medular y ahí su aportación es considerable, pero el rendimiento pelotero es bajo. El Espanyol necesita un mediocentro como el comer, pues Lola y Ángel no dan la talla. El primero aún se salva con partidos como el de ayer, donde llevó la batuta del juego perico durante el tramo de la igualada blanquiazul final. Sielva es joven aún, pero tiene muy buenas condiciones y en un futuro podría solventar este defecto. De todas formas, y viendo el físico de De la Peña, el Espanyol debería hacerse con los servicios de varios centrocampistas, un mediocentro y un mediapunta a ser posible. En cuestión de abndas, va bastante bien por la izquierda, con un Nené especialmente acertado en la segunda parte. Por la derecha se tambalea Rufete y figura Coro sin mucha trascendencia. Arriba, el Espanyol cuenta con Tamudo, Iván Alonso y Luis García. El primero mantiene algo de vivacidad, de astucia, pero tiene un problema en su físico, no tan grave, eso sí, como De la Peña. Por su parte, Iván Alonso no me convence y con Tamudo y Luis García tiene las de perder. A éste último le está afectando el gafe ostensiblemente, si bien considero su actuación muy positiva para el Espanyol. A los pericos les diría que tuvieran confianza en el asturiano, es de los pocos que pueden salvar una misión casi irrecuperable.
El gafe es tan largo que incluso el sistema defensivo se resiente. Por parte de los centrales no viene la cuestión. Ayer estuvieron a un nivel, para mí, perfecto, anticipándose en todo momento a su par. Los lateral estuvieron correctos. Sergio Sánchez se suma al ataque pero no remata con precisión, ni en el centro ni en el disparo. David García suele estar en lo justo. En la portería sí que se aprecia esta mala suerte. Kameni ayer cantó, inmensamente en el primero, donde le metieron gol por donde no colocó su barrera. Tampoco Cristian Á. se muestra muy efectivo.
Del Mallorca quiero destacar a Jurado, un pedazo de futbolista rechazado incomprensiblemente por el Real Madrid y el Atlético de Madrid. Partiendo desde la izquierda, donde a él le gusta mucho, encaró una y otra vez a su marcador tanto por fuera con su bicicleta habitual y por dentro, siempre con éxito. Marcó un golazo y fue el pilar de su equipo. Con 3-3 fue él quien templó el partido cuando el Espanyol más necesitaba marcar.

Este Espanyol huele a segunda, no por su plantilla, sino por un suceso de consecuencias que así lo testifican. Ocasiones múltiples desperdiciadas, penalties no pitados, goles anulados, cantadas no habituales en la portería, lesiones, etc. Con un presupuesto precario para la primera división, el club puede sufrir mucho en Cornellà en caso de descender.

3 comentarios:

Sergio Martin dijo...

Ayer el Espanyol estuvo a punto de remontar el 1-3, y hay que recordar que el arbitro le anulo un gol mas que legal a Tamudo...

Un abrazo desde El Banquillo Visitante

Chechu dijo...

@Sergio Martin. Y con uno menos que casi lo logró. La afición se volcó con el equipo. Yo lo veía realmente difícil, peus si le cuesta meter un gol, ya no digo dos. Pero lo logró. Lástima que luego se diluyera la presión del jueog blanquiazul, en parte por el genial Jurado.

Alba dijo...

La afición respondió y seguirá respondiendo (eso creo) hasta final de temporada; a pesar de esto, las cosas pintan muy mal para el equipo blanquiazul. Sólo unos últimos partidos muy completos y con victorias les salvaria la categoría.
Saludos