domingo, 28 de septiembre de 2008

Ronaldinho decide un derby descafeinado



Se esperaba un derby espectacular entre los dos clubes de Milán, los rossoneros que han fichado a viejas glorias como Ronaldinho y Shevchenko y los neroazzurros, con un proyecto firme encabezado por Mourinho, con piezas como Ibrahimovic, Mancini, Quaresma y Vieira.

Ante la baja de Pirlo, eje de los de Ancellotti, el técnico optó por colocar a Seedorf con funciones de Pirlo, escoltado por Ambrosini y Gattuso. Flamini, de nuevo, estuvo en el banquillo. Atrás se esperaba la blanda defensa comandada por Maldini mientras que arriba se ubicaba el peligro principal, el ataque formado por Kaká, Pato y Ronaldinho. En el Inter, seguía el 4-3-3 con Maicon, Burdisso, Materazzi y Chivu primero, Zannetti, Cambiasso y Vieira delante, más el trío Quaresma, Ibra y Mancini.

El favorito era el Inter de Milán, y más viendo el inicio del partido, protagonizado por un Vieira que se comía el campo rival con su poderío físico, de manera casi insultante. Poco a poco el francés dejó de asustar y ya casi ni apareció. Cambiasso y Zanetti no se asomaban por el ataque, con lo cual el poderío ofensivo tan letal del Inter se reducía en consideración. El argentino debió dar salida a la pelota y enganchar, función de la que se responsabilizó Zanetti. Ibrahimovic tenía que hacer la guerra por su cuenta y no podía. La distancia entre los jugadores en campo rival fue clave, cualquier receptor en ataque se veía superado en número por los milanistas. De nada servía que Ibrahimovic recepcionara de espalda si el compañero más cercano estaba situado a 20 metros suyo. Quaresma ni siquiera apareció por la derecha. No se está soltando y Maicon lo está pagando, teniendo que regatear mucho para llegar a hacer algo. Sólo con la entrada de Adriano, y con 1-0 en contra eso sí, logró crear peligro más por garra que por otra cosa.
El Milán tampoco debería estar tirando cohetes. Seedorf tuvo una actuación positiva a mi juicio, asistiendo y llevando la pelota con claridad, aunque a veces se estorbaba con Ambrosini. Un problema que veo estando Kaká, Ronaldinho y Pato en el campo es la diferencia de ritmos entre unos y otros. Ronaldinho desacelera toda acción de Kaká o Pato, es un freno para ellos. El ex del Barça tiene una técnica estratosférica, ahora más centrada en las asistencias que nunca por su escasa condición física. Es paradójico que diga esto habiendo ganado el Milán por la conexión Kaká-Ronaldinho.Pato me ha gustado más que éstos dos, se ha desmarcado continuamente por detrás de los defensas, ganándoles la espalda siempre. El pobre Chivu, especialmente, ha sufrido su velocidad. Este Milán es muy fácil de presionar, su velocidad con y sin balón es alarmante. Al Inter no le costaba casi nada quitársela cuando se disponía a presionar con su trío de centrocampistas. Una noticia positiva ha sido el sistema defensivo del Milán, muy seguro y firme durante todo el partido.

1-0 final, en definitiva, un derby descafeinado, poca emoción, pocas ocasiones, escaso juego. Se espera más del Inter, sobre todo.

7 comentarios:

Abel dijo...

Joé tío, aún no pude ver el partido, pero me dijeron que tengo que verlo porque la primera parte ha sido de un valor futbolístico riquísimo y que el partido de Kaká ha sido buenísimo y digno de analizar...

Yo lo veré porsiaca, y ya te diré.

New dijo...

Aquí otro que no pudo ver el partido.

Llama la atención que haya sido Ronaldinho el que decidiese el partido con un gol de cabeza.

En otros partidos del Inter que pude ver, otro brasileño que resucita: Adriano. Parece que vuelven a retomar el buen camino.

Pese a la victoria del Milán, el Inter me parece mucho más equipo.

Saludos desde el blog El Cruce.

Moi dijo...

Parece increíble que sea noticia, en periódicos y radios, que Ronaldinho haya marcado un gol cuando llegó a ser, no hace mucho, el mejor jugador del planeta.

Saludos.

Chechu dijo...

@Abel. Hombre, Kaká jugó bien, no participó mucho con balón pero en lo poco que lo hizo siempre causó peligro, vamos, normal en él. Pero la actuación de Pato me pareció mejor, siempre desmarcándose y dejando a la defensa en evidencia.

@Alejandro. No hay duda para mí, el Inter tiene mucho mejor equipo que el Milán, éste último muy descompensado. El Inter debe ser uno de los máximos favoritos de la Champions League, para mí, incluso el segundo favorito tras el Chelsea.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Me resulta imposible ver un partido de la Liga italiana. NO puede aburrir más.....

Veremos si el gol de Ronaldinho es flor de un día o sigue así.

un abrazo.

La Quinta del Buitre dijo...

A mí hasta el gol me estaba gustando más el Inter, que tenía gran posesión de pelota. Después llego mi padre y me pidió ver el Sevilla y no pude seguir viéndolo. Vi hasta el gol, y la verdad, el pase de Kakà ya es para pagar una entrada.

Me pareció un acierto de Ancelotti colocar a Seedorf en la demarcación que jugaba en el Madrid.


Un abrazo, chechu.

Juan dijo...

No suelo ver la Liga italiana, esos últimos años ha bajado bastante su nivel. Pero fue un buen gol de cabeza de Ronaldinho.

Un saludo.
http://marcador-deportivo.blogspot.com/