jueves, 22 de mayo de 2008

La desgracia de Terry




Era el lugar idóneo para que Abramovic consiguiera su propósito de ganar de la Copa de Europa con su Chelsea. Al fin el derroche multimillonario parecía tener su recompensa más grande. Ahora bien, la tanda de penalties, como se dice, es una lotería y todo se iguala. No es nada justo que el esfuerzo durante los 90 minutos iniciales y los 30 de prórroga se vean frustrados por cinco lanzamientos afortunados. Y más duro es que tu equipo esté a un lanzamiento de ganar y el jugador a lanzar se resbale en el moment preciso y la pelota vaya al poste. Pero así son las finales, tan sorprendentes, tan fantásticas en todos los sentidos. La de ayer demostró la igualdad entre Chelsea y Manchester United. No daba papeletas de favorito al United y me llevé una feliz sorpresa en forma de victoria. Esto me anima a parar un rato en mis estudios para escribir sobre la final.

Más igualdad no pudo haber en el encuentro de ayer. Los dos conjuntos se repartieron el dominio del choque en cada parte. En la primera, los de sirAlex Ferguson (no tan sir si escuchamos las declaraciones insultando a un periodista español) supieron maniatar y manejar a un Chelsea metido atrás, incapaz de entrar por algún lado del ataque. Gran parte de que no pudieran encontrar espacios fue de Owen Hargreaves, situado en la parte derecha con varios objetivos a cumplir: primero ayudar a Scholes y Carrick en el mediocentro contra el trivote blue; segundo, tapar las subidas de Ashley Cole, y por último, ayudar en ataque red con su mejor virtud ofensiva: el balón parado. Un movimiento clave del United cuando el Chelsea se acercaba al área en la primera parte fue la ayuda de Hargreaves a Brown en el lateral. Wes Brown, una vez Hargreaves se colocaba como lateral derecho, iba a ocupar el hueco entre Ferdinand y Hargreaves para evitar posibles llegadas de Ballack y Lampard. La única vez que el Chelsea logró evitar esto fue en el gol afortunado de Lampard, y sólo un rebote fue capaz de estropear el movimiento defensivo mancuniano.
Antes del gol del Chelsea, que llegó al final de la primera parte cuando estaba siendo dominado, C Ronaldo había puesto el primero para el Manchester tras una combinación perfecta ente Paul Scholes (maravilla de jugador, histórico para el club) y Wes Brown, quien centró exquisito a la cabeza de Ronaldo. Éste remató excelentemente a la red de Cech. Y es que el luso demostró que puede ser decisivo en los partidos importantes y ayer cumplió con creces, en especial en la primera parte. Antes de este tanto el Manchester ya había intentado varias veces superar por alto a Terry y Carvalho, algo que parecía una utopía. En el tanto nada pudieron hacer los centrales y sí Essien. Essien quedó en evidencia (pocas veces sucede esto) con las bicicletas del luso y por las combinaciones entre Evra y el propio Ronaldo. Volvía Cristiano a una posición de extremo dejando más olvidado el de delantero y se vio al mejor regateador del planeta que, además, tiene unos movimientos muy buenos (por eso mete tantísimos goles).
Pero como ya se ha dicho el Chelsea metió el empate. No era merecido dadas las ocasiones tremendas del Manchester a cargo del genial Tévez (qué gran visión del juego tiene este chico) que no supo aprovechar el argentino. Antes del descanso, eso sí, Carvalho debió ser expulsado por una entrada terrorífica sobre su compañero de selección, Ronaldo, lo cual no le agradaría a Scolari en absoluto. Pienso que la fortaleza física de la estrella Ronaldo y la suerte evitaron una lesión para seis meses.

La segunda mitad fue totalmente contraria a los visto en la primera. El Chelsea logró imponer su estilo y el Manchester parecía tocado por el gol del 1-1 a poco del descanso. Los de Stamford Bridge veían posible enchufar alguno a Van der Sar, que se resbalaba todo el rato. Un gran error del Manchester fue no sostener a Lampard y Ballack en la frontal del área, uno de los máximos peligros blues. Así llegaron unos cuantos chutes temibles. Pasaban los minutos y el United no encontraba solución para salir con el balon jugado. Todo eran despejes arriba para que Tévez intentara coger algo. Drogba dio al poste un chute desde la frontal, de nuevo ante la pasividad del Manchester en esa zona. Aun así, más tarde pasó el chaparrón que se le venía encima al United y logró controlar la situación poniendo una línea de cinco en el mediocentro (Rooney por la derecha y Ronaldo a la izquierda, Carrick y Scholes delante de Hargreaves), aunque dependía en exceso de Ronaldo, bien sujetado por Essien y las ayudas destacables de Joe Cole, correoso. Ferguson decidió quitar a Scholes y dio entrada a Giggs. Quedaba un doble pivote Carrick-Hargreaves. No creía en la fiabilidad de este cambio pero a punto estuvo Giggs de marcar en la prórroga que vendría después, pero Terry salvó heroicamente a su equipo.
En la segunda parte del tiempo suplementario el Chelsea dio otro poste gracias a una acción maravillosa de Lampard, que se giró para chutar con la izquierda al larguero.

Los penalties llegaron. Ronaldo falló en el tercer lanzamiento de su equipo y no parecía que Edwin Van Der Sar fuera a para alguno. Tuvo que ser la suerte del resbalón de Terry la que salvara al United de la derrota. Dos disparos después, Van der Sar paraba un penalty mal lanzado por Anelka y la tercera caía a manos del United.
Lo siento por los aficionados del chelsea. No me queda otra que cantar lo que llevo diciendo todo el día: "Glory, glory Man United"

15 comentarios:

Juan Monter Solans dijo...

www.dedomingoadomingo.com

Ahí tenéis un comentario más extenso del partido, pero creo que la mala suerte se cebó anoche con el Chelsea.

Un saludo

Alba dijo...

La veradd es que uno se acuerda de quien fallo el penalti decisivo o el que hubiera dado el campeonato. Sin embargo, nunca se acuerda del valor que tiene estar tirando una pena máxima ante tantos ojos observandote.
Saludos

diego dijo...

LO malo es que se le recordara por errar el penalti y no por salvar el gol que le hubieran hecho perder la final antes
un saludo

Enamorado Del Fútbol dijo...

Bueno bueno...te imaginas que el chelsea hubiera ganado tras el fallo de ronaldo? jajaja como cambia la cosa ee, ahora ronaldo hasta podría subir su cotizacion.
Ya te he dicho que creo que se merecia ser ganador el chelsea.

Un saludo
pásate por EDF
www.enamoradodelfutbol.blogspot.com

Riikii dijo...

Llamarlo desgracia es exagerar, yo lo llamaria mejor mala suerte.

Andrés Pérez dijo...

Pues yo lo llamaría desgracia. O drama. En toda regla. Una pena lo de Terry. Quien menos lo merecía. Pero el Manchester, por el año que lleva, merecía ganar la Champions...

Un abrazo!

http://quefutbol.blogspot.com/

Anne dijo...

Una pena lo de Terry la verdad...
Es mala pata y nunca mejor dicho resbalarse en ese momento tan decisivo... pero esto es la salsa del fútbol... aunque está claro que los aficionados del Chelsea no pensarán lo mismo...lo dice una que sufrió esa final de Milán(Bayern-Valencia) en la que Pellegrino falló ese penalty decisivo...

CALIGULA dijo...

Toda una temporada tirada por un segundo. La importancia de la concentración.

Saludos de Buenos Aires.

La quinta del Buitre dijo...

Buena crónica Chechu.

Yo pienso que el ManU acusó el golpe moral que es recibir un gol, en una final, en las puertas del descanso. A partir de ahí, el Chelsea se creció.


Un abrazo, amigo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

Terry quedará marcado por este penalti. Mucha gente sólo le recordará por eso. El fútbol es así de injusto. Un abrazo.

Alejandro dijo...

Terry tuvo los huevos como un camion de grandes. No todo el mundo se atreve a tirar ese penal. Que curioso, ¿Por que nadie habla de Anelka?. El partido fue mandado por fases, la primera mitad del united, y la segunda del chelsea, y la prorroga idem de lo mismo.

Un abrazo

Joan dijo...

Alejandro tiene toda la razón . Nadie critica a Grant por responsabilizar a Anelka , es absurdo .

Jesús dijo...

Increíble lo de Terry, fue un drama.Enhorabuena Chechu por la tercera Champions

Un saludo

Chechu dijo...

@Alejandro. Coincido plenamente.

@Alba. Cierto. Nadie destaca el enorme valor de tirarlo. Todos nos fijamos si lo falla. Mira en Camerún, Wome falló y desde entonces lo amenazan de muerte por fallar un penalty clave. Eto'o, que se supone es el mejor y el líder de Camerún, no se atrevió y nadie le dice nada.

@Andrés. sí, pero por suerte no encajó ningún gol. Ahí el Chelsea podía haber sentenciado al United con un golito.

Pavlo dijo...

Fue un gran partido. No creo que sea lotería la tanda de penales. Es la evaluación de una virtud: patear, nada menos. Pero como en toda evaluación entre capacidades similares la suerte tiene su cuota, y la tuvo en Moscú.

Abrazo!!