martes, 8 de abril de 2008

Bendecida seas, Champions



LIVERPOOL-ARSENAL

En este partido queda sobradamente demostrado cuál es la mejor liga del mundo. Tras años defendiéndola, creo que nadie pondrá en duda cuál manda ahora mismo. El encuentro visto en Anfield refleja la pasión por el fútbol, un espectáculo que, en definitiva, ellos crearon. Da envidia ver cómo se vuelca la afición cada momento, cómo vibra, ese rugido infernal que pone la piel de gallina.

El partido arrancaba con dominio absoluto gunner. No pasó mucho rato hasta que Diaby fusiló la portería de Pepe Reina. El gol fue la recompensa a un buen rato del conjunto del Emirates, que manejaba mediante constantes toques de balón rápidos. Tras el gol seguía el ritmo del Arsenal, que desbordaba al Liverpool. Sin embargo, al Liverpool no se le puede dejar rematar a balón parado porque siempre dispone de recursos por alto. Véase Hyppiä. El finlandés se elevó hasta el techo de Anfield y remató espectacularmente a puerta, clavadita al poste. Era el empate. Y a partir de aquí cambiaron las tornas. El Liverpool impuso su mayor condición física. Cuando el Arsenal gozaba de la posesión rápidamente salían jugadores reds por todos los lados. Con un 4-3-3 con tendencia al 4-5-1 , Mascherano se comía todo el juego creativo gunner, los de arriba presionaban como los que más, con un Kuyt incansable y un Crouch más defensivo que nunca. La pega era Torres, que andaba impreciso. Ahora bien, viendo al Torres de Inglaterra nunca se puede decir esto. Ya rodada la segunda mitad, cogió un balón, se dio la vuelta en una décima de segundo y sacó un fusil a la escuadra de Almunia, que miró atónito. The Kid había marcado otra vez. Su gol nº 29. Y es que su juego se adapta a la perfección al fútbol inglés, porque su rapidez y fuerza son las ideales para combatirlo. Sin duda, un auténtico golazo. Siguiendo con el partido, al Arsenal le costaba llegar y las pocas que tuvo fueron marradas por un Adebayor fallón. El togolés también quiso rectificar su mal partido y empató la eliminatoria cuando nadie lo esperaba, aprovechándose de un jugadón de Walcott, que combinó velocidad y precisión en la conducción. No entiendo por qué no juega de titular. Salió en Milán y marcó el 0-2. Tal vez aproveche Wenger su rapidez y frescura para desarbolar defensas ya cansadas en la segunda parte. El Arsenal se las prometía muy felices, pero no les duró la alegría ni medio minuto, ya que Babel se marcó una gran jugada y provocó un penalty de Touré respecto al cual muestro mis dudas. Gerrard anotó. Se llegaba a la última jugada del Arsenal. Cesc sacaba una falta pero el rechace quedó a pies del Liverpool. Babel se lanzó hacia Almunia ante la impotencia de Cesc. El holandés, la clave del pase a semis del Liverpool, definió bien ante el hueco tremendo de Almunia. De nuevo pasa el Liverpool a semis, da gusto ver la labor de Benítez. Sus planteamientos y su dedicación son excelentes.



CHELSEA-FENERBAHÇE

En el min 4 parecía que la historia estaba acabada para el Fenerbahçe, que ya encajaba un gol. Pasaba el tiempo y no se atrevía a atacar, refugiado en su propio campo. Se tuvo que llegar al min 70 para ver a un Fenerbahçe desahogado, llegando arriba. No llegó muchas veces que digamos, pero en un par de ocasiones pudo haber sellado el empate y su posterior pase. Hilario, que salió por el lesionado Cudicini, salvó con dos buenas paradas a su equipo, que da la impresión de que en cuanto pone el acelerador por medio de Joe Cole, Lampard, Ballack y Drogba hay pocos que le paren. Luego está el incombustible Essien, la polivalencia y potencia por excelencia, que a través del lateral derecho firmó la jugada del 2-0.

De nuevo tenemos la semifinal entre Liverpool y Chelsea. Llegó la hora de la revancha, por fin, de los blues. Habrá que esperar.

BARCELONA-SCHALKE
El conjunto alemán, como era de esperar, cayó, pero dejó claro que el Barcelona va a llegar a semifinales por la pura fortuna en el sorteo y en la ida, donde fue inferior al Schalke y consiguió un triunfo únicamente por el error clamoroso de Neuer. El alemán apenas tuvo trabajo en la vuelta, salvo una ocasión de Xavi. Y es que el Schalke atacó sin parar durante la primera parte y dispuso de tres ocasiones de gol, que fueron falladas por centímetros de imprecisión en los pases. Por ejemplo, el remate en semiplancha de Kuranyi se habría colado si el pase se hubiese dado con un centímetro menos. Pero se esperaba el milagro del Barça. Cayó al final, al borde del descanso. Un balón que parecía que salía a córner quedó muy afortunadamente en los pies de Touré que remató un balón franco totalmente para meterlo entre las piernas de Neuer. Esos balones suelen caer, en un 99%, fuera del campo. Resulta increíble que el Barcelona esté gozando de tanta suerte en esta competición. Y ya no hubo nada más a destacar, salvo que el Barça mejoró, evidentemente, su imagen en la segunda parte, con un estupendo Bojan sustituido inadmisiblemente por Rijkaard.

MANCHESTER UNITED-ROMA
Planteamiento defensivo de Ferguson, con Brown, Ferdinand, Piqué y Silvestre atrás, Hargreaves y Carrick delante, más dos extremos reconvertidos durante el partido a interiores. Sólo Anderson y Tévez se mostraron como hombres en constante ataque, si bien Anderson se fajó en defensa. No puso ni a Rooney ni a Ronaldo, decisión sorprendente como mínimo. Del partido podemos rescatar una jugada que pudo haber resultado clave: el penalty, inexistente, marrado por De Rossi en la primera parte. Si la Roma hubiese anotado la ocasión, el partido hubiera sido otro sin lugar a dudas. De la Roma destacaba un Vucinic que bajaba constantemente a recibir pelotas y se movía bien entre líneas. Cuando más atacaba la Roma Tévez sentenció los cuartos con un gran remate de cabeza a centro preciso de Hargreaves, gran golpeador a balón parado.

En la otra semifinal tendremos a Barcelona y Manchester, muy interesante sin dudas. En 1999 ya se enfrentaron en la liguilla, con eliminación del Barcelona gracias al empate a 3 del United en el Camp nou. Un servidor da fe de lo ocurrido.

5 comentarios:

Alba dijo...

Partidazo el de Anfield Road y ahora un Liverpool-Chelsea, otra eliminatoria que puede hacer historia. En la otra parte del cuadro, las cosas estaban más o menos comtroladas aunque faltaba que los equipos salieran a rematar la faena.
Saludos

deportexpress dijo...

Buf, menuda papeleta para el Barça. El único no-inglés en semifinales. El año pasado le fue muy bien al AC Milan en esa misma situación, pero no parece el caso del FCB.

De todas formas, nunca se sabe como puede reaccionar un equipo como el de Rijkaard ante un rival de tanta entidad. tengo muchas ganas de que llegue el día del primer partido de la eliminatoria.

Un saludo, Rubén
http://deportexpress.wordpress.com

Enamorado Del Fútbol dijo...

efectivamente, bendita tu eres...y ahora agarraos al sofá porque las semis promenten...
Sin duda el nivel de los ingles es tremendo.

Un saludo
www.enamoradodelfutbol.blogspot.com

Joan dijo...

El Liverpool-Arsenal fue el mejor partido que hemos podido ver esta temporada , impresionante . El Chelsea-Fenerbahçe , estaba convencido de que pasarían los turcos , pero Hilario me quitó la razón . En cuanto al Barça ,sacó casta de campeón y sacó cojones para meter un gol cuando peor estaba y la gente más desanimaba . En cuanto al ManUtd - Roma , si hubiera marcado de Rossi , otro gallo cantaría . Las dos semis , apasionantes.

Un saludo .

La quinta del Buitre dijo...

La verdad es que el Arsenal, durante la primera media hora, impuso su estilo y nadie barruntaba una remontada reds. La verdad es que fue una contienda fantástica, la mejor de todo lo que se lleva de Champions.


Un abrazo, Chechu.